Se encuentra usted aquí

Mensaje de error

Warning: Illegal string offset 'translatable' en field_is_translatable() (línea 173 de /home/libr5009/public_html/esperanto-el-salvador.org/modules/field/field.multilingual.inc).

Artículo sobre el movimiento esperantista en Oruro, Bolivia

Un artículo muy interesante sobre el movimiento en Oruro que apareción en la página http://www.CulturaBoliviana.com. Aquí puedes leer el artículo completo escrito por Rodolf Espinoza Aliaga.

RECORDANDO EL MOVIMIENTO ESPERANTISTA EN ORURO

Fue en la década del 40 que se inició en Oruro la enseñanza del Idioma Internacional Esperanto, a cargo de un conocido profesor, don Julio Espinoza Diaz que, al mismo tiempo, dictaba lecciones de inglés en algunos establecimientos de enseñanza media de esta ciudad.

Posteriormente, fundó la Escuela de Idiomas, donde se impartían lecciones de alemán, inglés, francés, italiano, quechua, aimará, inclusive guaraní; algunas de estas lenguas a cargo de profesores nativos del idioma. Allí, aprendimos Esperanto que, por la excepcional facilidad en su aprendizaje, varios de nosotros, asimilamos sin mayores dificultades..

Se nos aconsejó, hablando de la importancia de este sin par idioma artificial, que nos facilitaría, en sumo grado, en nuestra comunicación, a través de correspondencia epistolar, con amigos de cualquier parte del mundo. Evidentemente, fue así y, a los efectos de este interés, se fundó el Centro Eperantista de Oruro y, posteriormente, en Orura Junularo Esperantista (Agrupación de Jóvenes Esperantistas de Oruro) donde tomamos razón de nombres y direcciones de personas del exterior del país, interesados en mantener dicha correspondencia con amigos bolivianos.

El que escribe este artículo tuvo especial interés en llevar adelante dicha relación con las que esperaban nuestra comunicación y puso un aviso en le periódico “Heroldo” (Heraldo), publicación hemerográfica de los Países Bajos, indicando deseo de corresponder sobre lingüística con amigos del mundo. Sorprendentemente, recibimos muchas cartas, tarjetas postales, revistas y libros en Esperanto. Después de algún tiempo y sucesivas recepciones de materiales, junto a otros obtenidos, del mismo modo, por nuestros compañeros esperantistas, se hizo una exposición pública, a manera de bibliografía esperantista, en el hall de la Universidad de Oruro.

Sensiblemente, al cabo de más de 40 años, hoy día, queda muy poco de aquellos materiales, ya que cada interesado se llevó lo suyo y se dispersó en fondo rápidamente. Personalmente, hoy cuento apenas con una veintena de libros en esperanto incluyendo entre ellos la Biblia, el Nuevo Testamento y alguno que otro leccionario del idioma. Por aquellos días, editamos una revista, con el nombre de “Bolivia Revueto” (Pequeña revista boliviana), mimeografiada, cuya fecha en Jenaro 1949 (Enero 1949) y, al cabo de un año, en enero de 1950, se editó otra: “Bolivia Revuo” (Revista Boliviana), ya impresa, que la atesoramos como producto de la inquietud juvenil, junto a otras que nos llegaron del Japón, Inglaterra, EEUU, etc.
En el “Jarlibro” de SAT – 1950-1951 (es decir, en el “Anuario” de Sennacieca Asocio Tutmonda-Asociación Mundial sin Fronteras, con sede en París) aparece mi nombre y dirección, como asociado del movimiento esperantista mundial. La verdad es que el contacto con el mundo exterior fue muy útil y encontramos amigos que deseaban compartir con nosotros, fraternizar y hacer que el Esperanto constituya una especie de instrumento para abrir cauce de entendimiento entre las personas, ya que superaba la barrera lingüística, permitiendo un contacto personal rápido.

Tuvimos noticias de la verificación de varios Congresos Internacionales de Esperanto, para mostrarlo como una necesidad indubitable en el acercamiento de las personas, bajo la divisa de: “Una humanidad, una lengua”. Oruro llegó a ser un centro esperantista importante, gracias al empuje del referido profesor Espinoza Díaz, del explorador y lingüista eslavo Tibor Sekelj, que vio con mucha simpatía nuestro interés y fue autor del libro “Viaje fuera del tiempo”, una narración de sus hazañas de explorador y ascensión al Aconcagua. Conocíamos de la existencia de una asociación de esperantistas en La Paz, bajo la dirección del Sr. Roberto Olmos Lucía; en Cochabamba, el Sr. Gregorio Kusher Smith, respetable esperantista que participó de la fundación del Centro en Oruro, dirigía el movimiento lingüístico en aquella ciudad del valle; en Sucre, la Srta. Teresa Urriolagoitia Villa; en Oruro, recuerdo que el Sr. Enrique Alcocer Hurtado (Waskar Nina Nina) fue uno de los más entusiastas esperantistas; los Sres.: José Claros Zurita, Jorge Martínez, Mario Beltrán, Florinda Escobar, Gregorio Salinas y algunos otros muy interesados en el movimiento.
Entre otras cosas interesantes que recordamos, no puedo dejar de mencionar “La Espero” (La esperanza), Himno Internacional Esperantista, cuya letra fue escrita por el propio autor del idioma Dr. Luis Lázaro Zamenhof en colaboración de Felicien de Menil que escribe la música en movimiento de marcha; las dos primeras estrofas dicen así:

En la mondon venis nova sento;
Tra la mondo iras forta voko;
Per flugiloj de facila vento
Nun de loko flujo ĝi al loko

Ne la glavo sangon soifanta
Ĝi la homan tiras familion
Al la mond' eterne militanta
Ĝi promesas sanktan harmonion

Como homenaje a aquellos días esperantistas, elaboré un leccionario del idioma que, seguramente, después de 40 años de estar guardados mis apuntes, se dictará, reviviendo la inquietud cultural vivida en Oruro, con la perspectiva de que el Esperanto, sobreponiéndose a las fuertes barreras lingüísticas y de la pasión humana, sea el instrumento de unión de los hombres del mundo y la bandera del idioma de Zamenhof, con la estrella verde, sea el símbolo de la fraternidad humana.

El autor

EXPLICACIÓN NECESARIA

El presente trabajo, Lecciones del Idioma Internacional Auxiliar ESPERANTO, no es sino un resumen de los cursos que, sobre este lenguaje, se impartieron en la Escuela de Idiomas de esta ciudad en 1948 y 1949, a cargo de destacados profesores como el señor Julio Espinoza Díaz, Director del establecimiento y el señor Julio Tibor Sakelj, connotado explorador y lingüista cuyas enseñanzas habíamos asimilado en nuestra condición de discípulos suyos.

Las notas de clase, tomados en aquella época en el curso, permanecieron así, en el archivo, alrededor de 57 años y, hoy, recién, las damos a conocer, como una serie de “rememoración” de conocimientos adquiridos en los famosos y primeros años de estudio.
El Esperanto, “verdadera obra maestra de lógica y simplicidad”, a decir del Dr. Jaime Scolnik, fue creada por el Dr. Luis Lázaro Zamenhof, (1859-1917).

Consideramos útil transcribir algunas líneas sobre la biografía del Dr. Zamenhof, tomadas del libro de Daniel Querello “Breve historia del Esperanto” (+) y que dice lo siguiente: “Luis Lázaro Zamenhof nació en Bialystock (hoy Polonia) en 15 de diciembre de 1859. Su padre, Marcos Zamenhof, profesor de idiomas, se trasladó con toda la familia a Varsovia en 1873. Allí, el joven Zamenhof, cursando el bachillerato, elaboró un proyecto de ‘lingwe universala’ que fue fácilmente aceptado por sus condiscípulos; pero encontrando las burlas y la oposición de la ‘gente seria’, su autor decidió continuar con sus trabajos a escondidas. En 1879 marchó a Moscú para ingresar a la Facultad de Medicina. A los dos años, de vuelta al hogar, halló que su padre que era depositario de todos sus papeles acerca de su lengua auxiliar, los había quemado para seguir en consejo de los amigos de la familia, quienes temían que ‘esa idea fija’ acabase por trastornar al joven Zamenhof. Pero esto no desanimó a Luis Lázaro, el cual, con ahínco, se dio a la tarea de rehacer su trabajo, viendo coronados sus esfuerzos en 1885, año en que también obtuvo su título de médico. Empero, demasiado sensitivo para ejercer la medicina general, marchó a Viena a cursar oftalmología.

En agosto de 1887 se casó con Clara Zilbernik y casi al mismo tiempo apareció su primer libro sobre la lengua internacional, que modestamente firmó con el pseudónimo de ‘Doctor Esperanto’.

Puesto en cuerpo y alma a la tarea del idioma neutral, Zamenhof, sin buscar halago no honores, se dedicó a enriquecer su magistral creación con las traducciones de las obras maestras de la literatura universal. Así dio vida en la nueva lengua al ‘Hamlet’ de Shakespeare, ‘Ifigenis’ de Goethe, ‘Joge Dandin’ de Moliere, ‘Los bandidos’ de Schiller, ‘El Inspector’ de Gogol, ‘Marta’ de Orzeszko, ‘La lucha por la vida’ de Dickens, y los cuentos de Andersen. Su profundo conocimiento del hebreo le permitió una traducción al esperanto del Viejo Testamento, superior a cuantas se conocen en otros idiomas. El 14 de abril de 1917, a los 57 años, cesó de latir su gran corazón en un mundo que parecía renegar de todos sus ideales”.

En realidad, en lo que podría radicar nuestro trabajo, es en haber ordenado – vocablos y expresiones- por materias, haciéndolas fácilmente asimilables a aquellas personas que desean incursionar en el estudio de este idioma artificial. El presente leccionario contiene vocabularios, ejercicios gramaticales y trozos convencionales en tópicos relativos a la vida diaria.
LAS 16 REGLAS GRAMATICALES

El idioma Auxiliar Internacional ‘ESPERANTO’ consta de las siguientes 16 reglas gramaticales, elaboradas por el propio Dr. Zamenhof:

  • 1. ‘LA’ es el único artículo, invariable para el número y género. Un sustantivo que lo lleva, es siempre indeterminado. Cuando el sustantivo no lleva este artículo, entonces se traduce como si tuviera artículo indeterminado. Por ejemplo: la tablo = la mesa; la benko = en banco; pero, tablo = una mesa; benko = un banco.
  • 2. Todos los sustantivos terminan siempre en ‘o’, sean aquellos masculinos o femeninos. El femenino se forma con prefijo ‘INO’, que se añade al masculino. Por ejemplo: la patro = el padre; la patrino = la madre. El plural de los sustantivos se forma con la adición de la letra ‘j’, que se pronuncia como la ‘i’. Hay dos casos: el nominativo y el acusativo o complemento directo que deben tomarse en cuenta para la construcción. El acusativo se forma añadiendo la letra ‘n’ que sirve para aclarar la función. Por ejemplo: la patro amas la filon = el padre ama la hijo.
  • 3. Todos los adjetivos terminan en la letra ‘a’. Los números y casos del adjetivo son iguales como en el sustantivo. Por ejemplo: la patrino estas bona = la madre es buena. La patrino amas la bona filon = La madre ama al buen hijo. El comparativo se forma con ‘pli…..el’ (más ……que). Ejemplo: La p’atro estas pli bona el filo = El padre es más bueno que el hijo. El superlativo relativo con ‘plej….el’ (el más…….de). Ejemplo: Ernesto estas la plej bona el Cluj = Ernesto es el mejor de todos. El adjetivo concuerda con el sustantivo en número y caso.
  • 4. Los numerales son invariables y por la simple unión de los mismos se forman las decenas y centenas. Son: unu, du, tri, Kva., kvin, ses, ok, nau, dek, cent, mil, miliono. Ejemplo: dekuno = 11, dekdu = 12, du dek = 20, ses dek = 60. Para obtener los números ordinales, se añade la terminación del adjetivo (‘a’): unua = primero; dua = segundo; tria = tercero, etc. Para los multiplicativos, el sufijo ‘obl’: dubla, doble; para los fraccionarios, ‘on’: duona, medio; duno, mitad (como sustantivo); para los colectivos ‘op’: kvarope (en grupos de a cuatro); para los distributivos, la palabra ‘po’ (a razón de): po dek, a razón de 10, c7u. Los numerales pueden usarse con la terminación sustantiva, adjetiva o advervial: unuo (unidad); duopa (de a dos); trie (en tercer lugar).
  • 5. Los pronombres personales son: mi (yo), ci (tú), li (él), si (ella), gi (ello, el, ella), ni (nosostros), vi (vosotros), ili (elos, ellas), si (si, reflexivo) oni (uno, se). Cuando están en caso acusativo (complemento directo) tomana como los sutantivos, la terminación ‘n’; mi vidis lin (yo le ví, a él). Añadiendo ‘a’ se forman los adjetivos posesivos: mia (mi, mio, mia); lia (su, de el). Mia patro = mi padre.
  • 6. El verbo no cambia ni por las personas ni por los números; unas y otras se indican con los pronombres respectivos. Las terminaciones de los vebos son como sigue:
    Infinitivo ‘i’ kanti = cantar
    Tiempo presente ‘as’ Mi kantas = yo canto
    Tiempo pasado ‘is’ Mi kantis = yo canté
    Tiempo futuro ‘os’ Mi kantos = yo cantaré
    Modo condicional ‘us’ Mi kantus = yo cantaría
    Imperativo ‘u’ Kantu = cante, canten.
    Todos los verbos son regulares. No existen excepciones
    Los participios se forman con los siguientes sufijos: activos: presente ‘ant’; pasado ‘int’; futuro ‘ont’. Pasivos: presente ‘at’, pasado ‘it’, futuro ‘ot’.
    Los tiempos compuestos se forman con el verbo auxiliar ‘esti’, ser o estar y haber y el participio (activo o pasivo que recibe la terminación del sustantivo, adjetivo, según los casos: li estas leganto = él es un lector; vi estas amata = Ud. Es amado; instruante ni lernas = enseñando, aprendemos. El ‘po’ de la voz pasiva se traduce en Esperanto como ‘de’: La libro estas verkita de li = El libro escrito por él.
  • 7. El adverbio termina en ‘e’: mia amiko kantas bone (mi amigo canta bien).
  • 8. Las preposiciones exigen detrás de ellas el nominativo: mi akiris funton da pano (adquirí una libra de pan); mi vidis lin kun lia amiko (lo ví con su amigo).
  • 9. El idioma es rigurosamente fonético, en consecuencia, no existen letras mudas y las palabras se pronuncian como están escritas.
    El número de sílabas de una palabra es igual al de sus vocales.
  • 10. El acento prosódico carga siempre sobre la penúltima sílaba: gepartoj, ilia, pasia (pronúnciese guapátroi, ilía, pasía).
  • 11. Las palabras compuestas se forman por la simple union de sus elementos constitutivos. La palabra fundamental debe colocarse al final: skribtablo o sktibotablo (mesa para escribir o escritorio); lernlibro o lernolibro (libro de lectura o texto) vaporsipo (buque o vapor).
  • 12. Si en una frase hay una palabra negativa, se suprime el adverbio ‘ne’ (para evitar que una negación niegue la otra): mi neniam vidis (yo no vi nunca); li ne kredis ĝin iam (él nunca lo creyó). En este último ejemplo, no se suprime el adverbio ‘ne’, por no ser negativo, sino indefinido el adverbio ‘iam’.
  • 13. Si la palabra indica el lugar a donde uno se dirige, toma la terminación ‘n’ del acusativo: kien vi iras? (a donde va usted?; mi iras Londonon (voy a Londres).
  • 14. Cada preposición tiene en Esparanto un sentido fijo y determinado, debiéndose emplear según el consejo de la lógica. Cuando no se encuentre preposición adecuada, se puede emplear la preposición ‘je’ que carece de sentido determinado, o en su lugar, el acusativo sin preposición, cuando no se pueda temer anfibología (doble sentido) alguna: je la tria de marto ó la trian de marto (el tres de marzo); je la sepa matene (a las 7 de la mañana).
  • 15. Las palabras extranjeras, esto es, las que la mayor parte de idiomas han tomado, de la misma fuente, no sufren variación al pasar al esperanto; sólo se adaptan a su ortografía y terminaciones gramaticales: tragedia (trágicamente), etc..
  • 16. Las terminaciones del sustantivo y del artículo pueden suprimirse y reemplazarse por un apóstrofe: Ŝekspir’ (Shakespeare) en vez de Ŝekspiro; de l’ mondo (del mundo) en lugar (de la mondo). El suprimir la terminación del sustantivo, solo se usa en poesía. La terminación del artículo se suprime también algunas veces en prosa. El sustantivo en plural o acusativo no admite tal supresión.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar si eres un humano y prevenir SPAM
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer