Se encuentra usted aquí

Mensaje de error

Warning: Illegal string offset 'translatable' en field_is_translatable() (línea 173 de /home/libr5009/public_html/esperanto-el-salvador.org/modules/field/field.multilingual.inc).

Historia del Esperanto en Venezuela

El Esperanto en Venezuela

Letibell Mullings & Melissa Valor

El Esperanto: Alternativa dentro del proceso de globalización cultura.
(Capítulo 3; Sección 3.3.2.2.1, pp. 259-266)
Trabajo de Licenciatura para optar al título de Licenciada en Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela. Septiembre, 1998.

La voz del Esperanto llegó a nuestro continente casi inmediatamente después de su creación, tal como lo evidencia el "Adresaro" de 1889 en que el Dr. Zamenhof incluía a cuatro esperantistas radicados en los Estados Unidos de América. Posteriormente, en el "Adresaro" XVII, que presenta a los esperantistas inscritos desde octubre de 1895 a enero de 1897, ya se incluye a un adepto de la localidad de Porto
Alegre de Brasil; mientras que coetáneamente el Sr. Franco Anselmo Morín, de nacionalidad francesa, introducía el Esperanto en México.

En el ámbito venezolano el movimiento esperantista llega con las luces del inicio del siglo y se desarrolla a lo largo de los años hasta nuestros días, de acuerdo a tres etapas señaladas por el profesor Floreal Gabaldá. Estas etapas son las siguientes:

Época Pionera

Los primeros pasos del Esperanto en Venezuela se dieron en la ciudad de Porlamar, isla de Margarita, con el nacimiento del grupo "Esperanta Progreso" en 1904. Este grupo de Esperanto fue fundado por el Sr. Otto Messerl, quien durante el año 1906 divulgaría sus conocimientos sobre el Esperanto a través de una columna publicada en el periódico "Dominical", de circulación caraqueña.

Para 1908 la actividad esperantista caraqueña es defendida por el Sr. Henrique Chamer, quien continúa la actividad periodística en la divulgación y defensa del Esperanto por medio del periódico "El Constitucional"

La región andina se integra al movimiento esperantista con la fundación de la "Táchira Esperanto Societo", efectuada el 7 de febrero de 1910. En este grupo se concebiría el primer periódico esperantista venezolano, el "Anda Lumo" o "Luz Andina", cuyo primer número se publicaría el 1º de abril del mismo año de la fundación de la sociedad.

La isla de Margarita se hace escenario de un nuevo evento esperantista en 1911, cuando los hermanos Eleuterio y Miguel Rosario Campos crean el grupo "Amatoroj de Esperanto", promoviendo la difusión de la lengua internacional con actividades realizadas en el seno del mismo, así como por medio del periódico "El Sol". Un año después, en la ciudad de Maturín, Benito Lozada A., con una docena de amigos entusiastas, funda la "Asociación Venezolana de Esperanto". La actividad de esta célula esperantista se prolongaría en esta ciudad hasta principios de los años 30, cuando mudaría su sede a Caracas.

La primera etapa del movimiento esperantista en Venezuela vio nacer una segunda publicación periódica, el "Verda Stelo" que sería publicada por primera vez en el mes de julio de 1912 en Caracas, bajo la dirección de Andrés J. Vigas. Diversos personajes notables del movimiento esperantista venezolano colaboraron en el devenir del "Verda Stelo", tales como los Sres. Eduardo Calcaño y J. Álvarez Pérez, este último delegado, para ese entonces, ante la UEA y quien dedicaría algunos de sus escritos a Paulina Ovalles, la primera mujer esperantista en nuestro país.

Época Intermedia

Las informaciones sobre los años que sucedieron a la denominada época pionera son inciertas, según expresa Alfredo Portillo en la siguiente afirmación: "En los sucesivos años perdemos el rastro del Esperanto en Venezuela. Lo retomamos gracias a los datos suministrados por la Biblioteca del Internationales Esperanto Museum de Viena, quienes nos ubican en la década que va de 1923 a 1933, años en los que destacan los nombres de J. Álvarez Pérez y Karl Fritsching como activistas del Esperanto en nuestro país".

En la década de los 40, la Asociación Venezolana de Esperanto continúa sus actividades en Caracas, bajo la iniciativa del Maestro Benito Lozada. En esta época la Asociación cuenta con nuevos adeptos, llegados de Europa por los sucesos bélicos de las Guerras Mundiales, quienes participan en el afianzamiento y expansión de la lengua; entre ellos se cuentan Alberto Solarz, Juan Bachrich y José Nebral Val. Igualmente, el movimiento contón con la participación de figiras de la vida nacional como el Prof. Antonio Lauro, el Dr. Walter Dupuy, el Maestro Vicente Emilio Sojo y los Sres. Lino Moulines, A. Díaz Chapartegui y Manuel Certad Paredes, entre otros.

La época intermedia del movimiento esperantista en Venezuela representa un significativo período de divulgación en el que se dictan cursos sobre el idioma en diferentes localidades nacionales. De igual manera, el Prof. Bachrich meniona que "a finales de los 50 y en los primeros de la década de los 60, el Prof. Lauro divulgó programas semanales por la Radiodifusora Nacional y el Canal 5, o sea, la Televisora Nacional, y el Sr. Lino Moulines publica durante varios años una rúbrica nacional sobre el Idioma Internacional en "El Universal".

Época Moderna

Luego de atravesar cierta fase de inactividad, en la década del 70 se reactiva el movimiento esperantista a través de la gestión en Caracas del Prof. J. E. Bachrich, ex delegado de la UEA en Valencia, Lino Moulines y Octavio de Diego. De esta manera, el 28 de noviembre de 1972 se elige la primera Junta Directiva de esta época y tres años más tarde, el 7 de septiembre de 1975, la Asociación
Venezolana de Esperanto sería registrada oficialmente. En este período la Asociación contaría con un medio de divulgación propio, la "Venezuela Stelo", cuyo primer número se publica en julio de 1973. Esta gaceta se sigue editando en la actualidad con una frecuencia de tres veces por año, contando con una "circulación mundial en medios esperantistas y cuyo propósito es divulgar la cultura venezolana internacionalmente". En el año 1980, la acción emprendida por los doctores Esteban Emilio y Jorge Mosonyi, quienes forman parte de la comunidad esperantista desde el año de 1973, da un impulso al movimiento esperantista al poner a disposición de la organización una sede en el piso 9 del Centro Comercial Los Chaguaramos, donde a la vez funcionaría la Biblioteca "Benito Lozada Azócar" dotada de material bibliográfico tanto referido al Esperanto como en esta lengua. La donación del salón como centro de documentación y sede esperantista se prolongó hasta 1986.

En 1982, del 10 al 12 de diciembre, se realiza en Caracas el "Primer Encuentro Esperantista Venezolano", que se lleva a cabo actualmente con una periodicidad bienal.

Entre diversos logros, la inserción venezolana en el movimiento esperantista ha permitido la divulgación de nuestra literatura en la lengua de Zamenhof. Uno de los principales motores de esta acción es el traductor, escritor, crítico literario, lexicógrafo y ex miembro de la Academia de Esperanto, Prof. Fernando de Diego, quien es considerado como la máxima autoridad del Esperanto en España. El Prof. de Diego publica en 1975 la traducción al Esperanto de la obra de Rómulo Gallegos "Doña Bárbara", que se suma a su extensa lista de autores que abarca autores como Andrés Bello ("Kanto al la Agrikulturo de la Tropika Zono"), Machado, García Lorca, Neruda, Cervantes, Valle Inclán, Pío Baroja, García Márquez, Hemingway, Stevenson, London, Maupassant, Balzac. Trabajador constante en pro de la obra esperantista, el Prof. de Diego se ocupa actualmente de un Diccionario Español-Esperanto, muy próximo a ser publicado.

Tags: 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para verificar si eres un humano y prevenir SPAM
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer